Consumo, luego existo

Consumo_Luego_Existo._Poder_mercado_y_publicidad_1

Aquí, en el denominado Primer Mundo, el aire que respiramos está compuesto por oxígeno, nitrógeno y… publicidad. La práctica totalidad de los medios de comunicación (prensa, radio y televisión), están financiados por el complejo comercial-publicitario (CC-P). De hecho, todas las cadenas de televisión emiten el mismo programa: un encadenado sin fin de anuncios idénticos interrumpidos por breves pausas, que incorporan pequeñas variaciones con el entretenimiento imprescindible para mantener a los televidentes disponibles para los anunciantes. Si cruzamos el umbral de nuestras casas paseamos entre publicidad -escaparates, vallas, carteles luminosos, etc.- y, al volver a nuestro hogar, la publicidad pasea entre nosotros. De hecho es prácticamente la única forma comunicativa de la que no hay manera de escapar.

Los medios de comunicación tienden a tener un papel determinante en la percepción de lo real y la configuración de la ética, estética y moral colectiva y personal. En un mundo así, quizás lo más inquietante sea constatar cómo las técnicas y la lógica publicitaria han ido vampirizando y predeterminando todos los campos de la comunicación: noticias, programas de entretenimiento y evasión, películas y series, debate político, etc. A nuestra insondable sed de sentido, aquí y ahora, prácticamente tan sólo se le ofrece el discurso publicitario. Promesa y discurso que se nos revela como el lenguaje básico de una civilización organizada por y para la mercancía. Hoy quizás ya no sea muy exagerado afirmar que vivimos sumergidos en un Gran Anuncio. Si esto es así, el complejo comercial-publicitario es lo que se erige como el auténtico Matrix de nuestro tiempo.
De hecho ésta es la tesis central del presente trabajo: aquí y ahora el complejo comercial publicitario (CC-P) es la máquina privilegiada mediante la cual la lógica de la expansión y concentración del poder material planetario organiza su influencia y dominio sobre la conciencia de “lo real”. Influencia y dominio como resultado de un intercambio o retroalimentación, de un flujo comunicativo.

Leer: Consumo, luego existo

Puedes consultar más libros desde la App para iOS: https://goo.gl/7JMZxE o en la App para Android: https://goo.gl/ByzN8B

1024X500

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *